La Fiscalía General de la Nación incautó en el puerto de Cartagena (Bolívar) un cargamento de cocaína que fue camuflado en ladrillos de construcción que serían exportados hacia Holanda.
 
El descubrimiento del alijo corrió por cuenta de la Policia Antinarcóticos, que durante una operación de rutina en el puerto marítimo de Contecar, decidió revisar aleatoriamente una serie de contenedores que estaban listos para embarcarlos hacia Rotterdam, el principal puerto de Holanda.
 
Al revisar el contenedor demarcado con la sigla SUDU 530717-5, que contenía 18 pallet, encontraron que uno de los falsos adoquines contenía cocaína en su interior, por lo que decidieron revisar minuciosamente los otros contenedores.